Verano 2020: Cuidá tu piel

Icono de calendariolunes, 13 de enero de 2020

Verano 2020: Cuidá tu piel

Con la llegada del verano, vienen los días más largos y las temperaturas más elevadas. Por eso es natural que pasemos muchas más horas al aire libre expuestos al sol lo que es placentero pero que, si no tomamos los recaudos necesarios, puede causarnos un gran dañoa la piel.


Es así que nuestra piel puede envejecer prematuramente —pierde elasticidad y aparecen arrugas—, incluso es posible que se desarrollemos cáncer cutáneo (melanoma).


Si bien todos/as tenemos claro que es importante aplicarnos protector solar cuando vamos a la playa o a la pileta, lo cierto es que nuestra piel se ve afectada por los efectos del sol siempre que estamos expuestos a sus rayos (al caminar, abrir la puerta de casa, andar en bicicleta, en una fila del colectivo, etc.); por eso si queremos cuidarnos durante estos meses, tenemos que usar siempre protector y tener en cuenta: 



  • El factor que más influye en el daño de la piel es la acción de los rayos ultravioleta (RUV), principalmente los llamados UVB y UVA. 

  • Los primeros se incrementan entre las diez de la mañana y las cuatro de la tarde, por lo que te recomendamos no estar expuestos/as al sol durante ese tiempo, ni siquiera con protector solar. 

  • Por otra parte los UVA, son altos todo el día.


Para protegerte te recomendamos el uso de protectores solares de amplio espectro (que tengan cobertura para ambos tipos de rayos) con un factor de protección de no menos de 30. Es importante que, a la hora de aplicarlo, lo hagas en todo el cuerpo, sobre todo en aquellos lugares que siempre olvidamos como las orejas, el dorso de las manos y de los pies y el cuello. Usá siempre el mismo factor en todo el cuerpo y a lo largo del tiempo; es decir, no bajes el factor de protección a medida que te vayas bronceando, porque no te protege de futuras lesiones en la piel.


Además del protector, hay otras formas para resguardarte del sol. Por ejemplo, usar ropas de manga larga, pantalones, sombreros o, simplemente, mantenerse a la sombra. Es importante cuidarse también los días nublados y al meterse al agua, ya que en el primer caso pasa el 80% de los rayos UV y en el segundo, el 50%.


Hay ciertos grupos de personas que corren más riesgo como los/as niños/as menores de seis meses, ya que no pueden usar protector solar porque se absorbe a través de la piel; los/as menores a un año, que deben usar si o si formulaciones especiales para niños/as; la gente que tiene antecedentes familiares o personales de cáncer de piel; aquellos/as que tienen cáncer en general, ya que el sol disminuye las defensas; las personas que toman ciertos medicamentos fotosensibilizantes (diuréticos, remedios para la presión, psicofármacos o antibióticos, entre otros) que sensibilizan la piel; los/as que tienen enfermedades fotosensibles como el lupus; quienes están con una infección activa en la piel y los/as que presentan muchos lunares en su cuerpo.


Para finalizar te recomendamos que si notás algún cambio en tu piel (color, textura, lunares o manchas anormales) no dudes en consultar a tu médico/a.


Podés consultar la cartilla IOSFA haciendo clic aquí