tabaco "0"

¿Qué es un cigarrillo?

La mayoría de la gente piensa que el cigarrillo es un puñado de hojas de tabaco enrolladas en un papel. Esto NO es así. Actualmente se estima que el 50% del cigarrillo está compuesto por hojas de tabaco, el 30% por tabaco reconstituido y el 20% por tabaco expandido con dióxido de carbono.

Las hojas de tabaco contienen NICOTINA que es la sustancia del cigarrillo que genera adicción. La nicotina se absorbe rápidamente y llega al cerebro en unos 10 segundos. Algunos estudios muestran que la nicotina que consume un fumador promedio, tanto de cigarrillos comunes como de cigarrillos light, aumentó en un 10% en los últimos seis años haciendo que sea más difícil dejar de fumar y más fácil hacerse adicto.

El tabaco reconstituido está formado por una mezcla de tallos molidos, polvillo de tabaco y tabaco recuperado a la que se le agregan aditivos. Los aditivos son fundamentales en la elaboración de un cigarrillo y tienen dos funciones:

  1. manipular el contenido de nicotina (por ejemplo agregando amoniaco, sustancia que aumenta la liberación de la nicotina)

  2. suavizar la aspereza del tabaco (por ejemplo agregando azúcar, chocolate, miel, regaliz, mentol, etc.).

La lista completa de aditivos no se encuentra disponible. Se estima que son más de 600. Al fumar un cigarrillo, se genera un proceso de combustión incompleta con temperaturas que llegan a los 1000 ºC, y que transforman los componentes originales de la planta. Se estima que el humo de tabaco contiene unos 7.000 componentes, de los cuales casi 70 son sustancias que producen cáncer (por ejemplo: arsénico, benceno, berilio (un metal tóxico), 1,3-butadieno (un gas peligroso), cadmio (un metal tóxico), cromo (un elemento metálico), óxido de etileno, níquel (un elemento metálico), polonio-210 (un elemento químico radiactivo) o cloruro de vinilo) y otros pueden ser tóxicos para el cuerpo humano.

El humo visible representa sólo el 5-8% de lo que se produce al fumar un cigarrillo. El resto está compuesto de gases invisibles, entre los que se incluye el gas cianhídrico, un gas venenoso que reduce la capacidad del organismo para transportar oxígeno y el monóxido de carbono (CO) un gas muy tóxico que constituye del 3 al 6% del humo inhalado.
El CO interfiere en el transporte del oxígeno. Al fumar, todos los órganos reciben menos oxígeno.

El alquitrán es un residuo negro y pegajoso que contiene miles de sustancias químicas que se desprenden en el humo del cigarrillo, sus restos quedan depositados en el pulmón como el hollín en una chimenea obstruyendo los bronquios y afectando la respiración.

Los filtros, hechos de acetato de celulosa, retienen parte del alquitrán y del humo antes de que éstos lleguen a los pulmones del fumador. También enfrían el humo y lo hacen más fácilmente inhalable. Los filtros no son degradables y son la principal causa de basura en el mundo. Un estudio realizado por la Universidad de San Luis muestra que los filtros tienen altas concentraciones de cadmio, un metal tóxico para la salud.

Efectos del tabaco en la salud

El consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte en el mundo. Cada año mueren más de 5 millones de personas en el mundo a causa del tabaquismo. Se estima que la mitad de los fumadores muere de una enfermedad relacionada al consumo de tabaco y que viven en promedio 10-15 años menos que los no fumadores. En esta sección nos vamos a enfocar en los efectos del consumo en los fumadores. Ya desde principios del siglo XX se hablaba de los efectos adversos del cigarrillo. Hoy en día, ya NO quedan dudas de que el tabaquismo se asocia con alteraciones en todos los órganos y sistemas del cuerpo.

Las principales causas de muerte por consumo de tabaco son:

  • enfermedades del corazón,

  • cáncer, y

  • enfermedades respiratorias.

En las mujeres, se suman a estas complicaciones los trastornos de aparato reproductor.

La mayoría de los efectos adversos del tabaquismo son dosis dependientes, es decir que son peores cuanto más se fuma. Sin embargo, usted debe saber que no hay un nivel de consumo “seguro para la salud”. Es importante recordar dos cosas:

  • El consumo de tabaco comienza a dañar el organismo NI BIEN se comienza a fumar.

  • El consumo de unos pocos cigarrillos por día (1 a 4 cigarrillos) igualmente es dañino para la salud afectando particularmente el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Cada año en Argentina, mueren más 40.000 personas por enfermedades relacionadas con el tabaco. Esto representa el 16 % del total de las muertes de personas mayores de 35 años.

POR QUÉ DEJAR

Los fumadores que dejan de fumar, a cualquier edad, tienen menos riesgo de morir por enfermedades asociadas con el tabaco que los que continúan fumando. Además, mejoran mucho su calidad de vida:

  • Dejar de fumar a los 30 años: Los fumadores que dejan el tabaco alrededor de los 30 años de edad reducen su probabilidad de morir prematuramente por enfermedades relacionadas con fumar en más del 90%

  • Dejar de fumar a los 50 años: Los fumadores que dejan de fumar alrededor de los 50 años de edad reducen su riesgo de muerte prematura en más del 50% en comparación con quienes siguen fumando

  • Dejar de fumar a los 60 años: Mismo los que dejan el tabaco alrededor de los 60 años de edad o más viven más tiempo que los que siguen fumando

Cuanto antes se deja de fumar, más beneficios se obtienen.


Beneficios para la salud del fumador:

Los beneficios comienzan a sentirse enseguida y se multiplican de manera progresiva:

A los 20 minutos: disminuye la presión arterial

A las 12 horas: se normaliza el monóxido de carbono en sangre

Entre las 2 semanas y los 3 meses: mejora la circulación y la función pulmonar

Entre el primer y el noveno mes: disminuye la tos y la falta de aire, disminuye el riesgo de infecciones

Al año: el riesgo de enfermedad coronaria disminuye a la mitad, mejora la energía

A los 5 años: el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad y el riesgo de cáncer de cuello y de ACV se iguala al de un no fumador

A los 10 años: el riesgo de cáncer de pulmón disminuye a la mitad y también disminuye el riesgo de cáncer de laringe y de páncreas

A los 15 años: el riesgo de enfermedad coronaria es similar al de un no fumador.


Otros beneficios:

  1. Mejora el gusto y el olfato

  2. Desaparece la tos de fumador

  3. Es más fácil subir escaleras y caminar varias cuadras sin cansarse.

  4. El pelo y la ropa huelen mejor.

  5. Mejora el aspecto y la salud de su piel


Beneficios para los convivientes no fumadores.

El consumo de tabaco no solo afecta la salud del fumador sino también la de los que lo rodean. La exposición al humo de tabaco ajeno causa un 30% de aumento en el riesgo de infarto y de cáncer de pulmón en los no fumadores. En los niños, la exposición es particularmente dañina provocando problemas respiratorios, infecciones del oído y el síndrome de muerte súbita del lactante. Las embarazadas expuestas también pueden sufrir complicaciones. Al dejar de fumar estos riesgos desaparecen.

Haga clic acá para ver las consecuencias de la exposición al humo de tabaco ambiental.


Beneficios en el trabajo

Los fumadores se enferman más y en general presentan menor productividad que los no fumadores. Por esto, la mayoría de las grandes empresas de todo el país tienen políticas de ambientes laborales 100% libres de humo. Por otra parte, la ley nacional de control del tabaco (ley 26.687) estipula lugares de trabajo cerrados 100% libres de humo. Al dejar de fumar mejorará su desempeño en cualquiera que sea su lugar de trabajo y le será más fácil cumplir con la prohibición de fumar.


Beneficios económicos 

En Argentina, un paquete de 20 cigarrillos cuesta cerca de 45 pesos, una persona que fume un paquete por dia ahorará 1350 pesos por mes o 16 200 pesos por año.


Hoy es un buen día para dejar de fumar.

MITOS A LA HORA DE DEJAR DE FUMAR

Mito #1:

Fumar es sólo un mal hábito o vicio.

La Realidad: La nicotina es una droga muy adictiva, tan adictiva como la heroína o la cocaína. Fumar no es un hábito o un vicio sino una adicción. El consumo de tabaco está catalogado como enfermedad.

Mito #2:

Dejar de fumar es sólo cuestión de fuerza de voluntad.

La Realidad: Dejar de fumar es sumamente difícil ya que fumar es una adicción. Para muchos, tener fuerza de voluntad no es suficiente. Para esto, existen varios tratamientos psicosociales y farmacológicos que duplican las chances de éxito.

Mito #3:

Si no deja de fumar en el primer intento, nunca será capaz de dejarlo.

La Realidad: Dejar de fumar es difícil. Por lo general, la mayoría de los fumadores trata de dejar al menos 2 o 7 veces antes de tener éxito. Por eso es importante no descorazonarse si no se logra en el primer intento.

Mito #4:

La única manera de dejar de fumar es de golpe.

La Realidad: Para algunas personas esto es efectivo pero para otras no lo es. En las personas que son muy adictas a la nicotina, la manera más efectiva de dejar de fumar es usando una combinación de apoyo psicosocial y terapia de reemplazo de la nicotina (parche de nicotina) o medicinas sin nicotina (bupropion, vareniclina). Su médico u otro profesional de la salud le brindarán la mejor ayuda para dejar de fumar.

Mito #5:

Dejar de fumar es demasiado caro.

La Realidad: La mayoría de los fumadores gasta unos 50 pesos por semana en cigarrillos. Si se calcula la plata que se ha gastado en cigarrillos durante los años en los que se ha fumado se comprueba que fumar es más costoso que dejar de fumar. En Argentina, muchos centros de salud están ofreciendo apoyo psicosocial y farmacológico gratuito para dejar de fumar.

Mito #6:

Solo fumo un par de cigarrillos por día, no es necesario que deje de fumar.

La Realidad: Si bien se sabe que la mayoría de los efectos adversos del tabaquismo son dosis dependientes, también es cierto que NO hay un nivel de consumo “seguro para la salud”. Un estudio reciente demuestra que, el riesgo de enfermedad coronaria en mujeres de 35-39 años que fuman solo 1-4 cigarrillos por día es 3 veces mayor al riesgo de las no fumadoras y el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es 5 veces el de una no fumadora; en los hombres el riesgo es 3 veces el de un no fumador. Los fumadores de pocos cigarrillos también tienen mayor riesgo de cáncer de esófago, estómago y páncreas, infecciones del tracto respiratorio (que tardan más en curarse), cataratas y trastornos del sistema reproductivo.

Mito #7:

En vez de dejar de fumar voy a fumar cigarrillos light que son menos dañinos.

La Realidad: La mayoría de los fumadores cree que los cigarrillos light son menos dañinos y en general por eso fuman más (como cuando uno come 3 yogures light pensando que no va a engordar). Sin embargo la ciencia demuestra que esto no es así. Los fumadores de cigarrillos light sufren las mismas enfermedades que los fumadores de cigarrillos comunes.

DÓNDE RECURRIR PARA DEJAR?

Si usted necesita ayuda para dejar de fuma lo invitamos a
ingresar aquí
para conocer los centros de salud que cuentan con profesionales que pueden ayudarlo.