miércoles, 9 de enero de 2019

¿Cómo prevenir los golpes de calor?

Recomendaciones y consejos para evitar problemas de salud en adultos y chicos. ¿Qué hacer ante días con temperaturas elevadas?


Los golpes de calor son una afección que irrumpen en el organismo cuando este se expone de modo prolongado al sol, no puede regular su temperatura y se eleva de modo veloz, al tiempo que los mecanismos para disminuirlo fallan y el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento. Cabe aclarar que el golpe de calor se puede dar en el momento o después de varios días de alta temperatura.


Entre los grupos de riesgo se encuentran los adultos mayores, personas con enfermedades crónicas (afecciones cardíacas, renales o neurológicas), niños y quienes trabajan o realizan ejercicios en ámbitos calurosos. En el caso de los menores, puede llegar a ser muy grave. Las señales pueden variar pero incluyen una temperatura corporal elevada (más de 39 grados), piel enrojecida, caliente y seca; pulso rápido y fuerte; cansancio; dolor de cabeza constante; náuseas; mareos; confusión y pérdida de conocimiento. Ante estos síntomas, se debe recurrir de forma inmediata a asistencia médica y mientras tanto colocar al afectado a la sombra, en un espacio fresco y tranquilo. Se le puede brindar una bebida hidratante pero nunca infusiones calientes ni muy dulces. Colocarle agua fría en las muñecas le proporcionará alivio, tenelo en cuenta.


Para prevenir los golpes de calor también es prioritario tomar continuamente agua o jugos; darle el pecho a los lactantes; evitar las comidas calientes y pesadas; ponerle más sal a las comidas; usar protección solar factor 20 o más; mojarse con mayor frecuencia; evitar las actividades físicas; ubicarse en espacios frescos y ventilados y vestirse con ropa liviana, amplia, de algodón y color claro.


FUENTE: Servicio Meteorológico Nacional y Secretaría de Salud de la Nación